jueves, 31 de enero de 2008

Formas artificiales para hacer música natural.

Así lo debió pensar el arquitecto Nikola Bašić, que diseñó este órgano que se puede encontrar en Zadar, Croacia. Y es que todo puede ofrecer más soluciones de las convencionales si aprendemos a mirar de otro modo.

Sea Organ


Aquí vemos una escultura con un concepto parecido, también muy interesante y original.
No me quiero ni imaginar que hubiese pensado "Don Quijote" si hubiese visto algo así...



Lo he visto en: 4ºD

lunes, 21 de enero de 2008

Las florecillas de mi jardín.

Cuando ves el primer tallo crecer, se hace difícil pensar que llegará a ser una flor tan bonita como esta...


Me encantan las flores. :)

--------------------------
Ups! :S
He puesto en las fotos. enero 2007
Jaja. Desde siempre me cuesta mucho asimilar el cambio de año. Todavía creo estar en el 2007. Pues ahora ya no lo voy a cambiar que me da pereza. :P

viernes, 18 de enero de 2008

Crueldades desconocidas. Suicidados.

SOS GALGOS
(AVISO: Algunas imágenes pueden herir la sensibilidad.)

Maruja Torres
El País
17/01/2008

Suicidados
"A principios de mes, un galgo de piel oscura y ojos tristísimos puso fin a sus días colgándose de un árbol en las inmediaciones de Gerena, una de las localidades españolas en las que se produce cada año el suicidio colectivo de decenas de miles de galgos. Unos se abandonan y se dejan morir de hambre y sed; los otros se cuelgan con sus propias patas. ¿A qué pueden deberse los extraordinarios hechos que siguen registrándose, año tras año, sobre todo en Extremadura y Andalucía? ¿Pertenecen los perros a una secta oculta? Llama la atención que el galgo, encontrado en condiciones penosas, se hubiera cortado antes la oreja en donde portaba el chip identificativo. Ello quiere decir que pretendía pasar desapercibido. Pero lo más increíble es que, arrepentido de su decisión, el can mordió la fina cuerda con que había intentado liquidarse, logrando romperla mas no pudiendo impedir que parte de la misma se le incrustara en el cuello, produciéndole una necrosis. Almas piadosas lograron rescatar al animal y, al parecer, disuadirle de que vuelva a atentar contra el bien más preciado que posee un cuadrúpedo de carácter tan dulce que en otros países, en lugar de elegir la profesión de perseguir liebres por cuenta ajena, se dedica a ser mascota en los hogares e incluso colabora -como en Dinamarca- en el cuidado de niños autistas. Por desgracia, muy pocos de los galgos que se suicidarán este año en España podrán ser salvados".

El redactado anterior persigue no ofender la fina sensibilidad de quienes crían galgos para la caza y los exterminan después de dos años por los métodos arriba descritos.

Pero, como española de bien -por fin he podido decirlo-, exijo a la señora Narbona e incluso al señor Rey que se termine con la salvaje práctica de la caza con galgos. Que empezó, por cierto, hace siglos y por real decisión.

miércoles, 16 de enero de 2008

martes, 15 de enero de 2008

Dulces niños...

Jajajejijojujuju!! XD

jueves, 10 de enero de 2008

Santiago de Compostela. Reyes.


El día 4 de enero a las 6 de la mañana salimos en el avión hacia Madrid. La terminal de la T4 en Barajas es increiblemente larga. Alucinante. Desde los lados no se ve el final. Nos enteramos, casi por arte de magia, que nuestro avión a Santiago a sido cancelado y que nos llevarán a La Coruña, y desde La Coruña en bus hasta Santiago. En las pantallas el vuelo a Santiago no aparecía cancelado, y en la T4 no hay megafonía, nadie de Iberia nos avisó así que un desastre total, porque se nos ocurrió preguntar que si no...

Para colmar el vaso, cuando llegamos a La Coruña resulta que nos han perdido la maleta de Luis, finalmente la localizan; se ha quedado en Madrid (que cabreo). Finalmente, la maleta nos llegó al hotel el segundo día, por la tarde. Fuimos tontos también, porque en realidad las maletas eran tan pequeñas que ni hacía falta facturarlas, pero en fin...

En el bus camino a Santiago, al menos pudimos disfrutar del paisaje que de otro modo no hubiesemos visto. Era todo tan verde y tan distinto que me casi parecía otro país.

Santiago de Compostela, esos días estaba muy vacío, a veces parecía una ciudad fantasma, aunque era algo que le daba un mayor misticismo. A mi me gustó así, con poquita gente. A veces, las calles parecían nuestras, simplemente se escuchaba el sonido de nuestros pasos al caminar. Aunque es cierto que en las calles más típicas casi siempre había gente, especialmente a las horas de comer y cenar. :)

El hotel se llamaba Las Campanas de San Juan, situado en la calle con el mismo nombre y la verdad es que nos gustó mucho. La localización inmejorable, al lado de la Plaza del Obradoiro, nuevo, limpisimo, acogedor...


La lluvia era un chiribiri constante, muy típico de Galicia. Era como agua pulverizada, finisima, así no lo había visto nunca. Minigotitas volando en todas direcciones. De nada servían los paraguas. Debajo de los resguardos, de los túneles, en las paredes..., todo estaba mojado. (Jaja, era imposible encontrar una mujer con el pelo completamente liso, con tanta humedad.) Aunque esa lluvia no resultaba molesta, pero pienso que vivir así durante mucho tiempo debe ser algo deprimente, con esa luz tan gris, y el tono de las calles tan oscuro debido a la piedra mojada.

A pesar de esta luz gris, la ciudad me gustó mucho, aunque no para vivir siempre, especialmente me gustó el casco antiguo, la zona vieja, que dicen allí. Es relativamente pequeño, así que durante esos tres días, la recorrimos decenas de veces, de arriba a abajo y de abajo a arriba, porque además tiene bastantes cuestas.

Me llamaron la atención los rótulos de las tiendas, todos hechos con hierro forjado y un estilo artesanal.


Las plantitas y el musgo crecen por todas partes, hasta incluso de las paredes. En los troncos de los árboles hay helechos, quedaban chulisimos.


Entramos a todo lo que vimos, Iglesias, conventos, tiendecitas, bazares, museos, instalaciones, exposiciones... Caminando sin rumbo fijo encontramos el Museo de Arte Contemporáneo, en el que en ese momento no parecía haber nadie de visita y pudimos sentir, por ejemplo, las obras sonoras de Susan Philipsz o contemplar las coloridas pinturas del gallego Lodeiro. Cuando salimos nos dimos cuenta de que todo el mundo estaba en la cabalgata de los Reyes Magos. :)

La comida... Mmm... ¡Buenísima! Comimos Pulpo (aunque no en "El Sobrino del Padre" que estaba cerrado) y muuuchas tapitas. El sábado por la mañana encontramos un mercadito y pudimos comprar un montón de queso artesano a unas galleguiñas más majas... Yo no les entendía ni "mu". Compré un queso de Tetilla que pesaba más de un kilo, :) qué contenta estaba con mi queso. Jaja, es uno de mis favoritos. Estaba tan tierno que en el viaje de vuelta en vez de tetilla quedó como una uva pasa, pero bueno, está riquísimo, lo confirmo ahora que ya queda poquito... jeje.
Nos fuimos sin probar la Tarta de Santiago, ¡qué delito!
La empanada la probamos allí pero tampoco compramos para traer a casa.

En fin, ¡tenemos que volver! :D

jueves, 3 de enero de 2008

El concursante.

...completamente nublado...

...así está el cielo de Valencia desde hace unos días.

¡Mañana nos vamos a Santiago de Compostela! ¡Sí!