viernes, 25 de mayo de 2012

Arte urbano con Filthy Luker



Filthy Luker está formado por los británicos Luke Egan y Pete Hamilton que trabajan desde 1996 con el aire, la luz, el tejido sintético, mucha imaginación y sobre todo humor.
Tienen una empresa llamada Designs in Air pero lo realmente interesante de ellos son sus intervenciones espontáneas en distintas ciudades del mundo.



"Son famosos por haber apostado por los elementos hinchables para crear su propio estilo dentro del arte urbano. Le preguntamos a Luke Egan si en su filosofía está pensar que el arte callejero es algo más que los sprays y Banksy, y nos responde, cómo no, con humor: “¡No!, todo gira alrededor de Banksy. Antes de él no había calles, ni siquiera había arte”. En torno a 2004, cuenta Egan, ambos artistas pensaron que debían realizar apariciones por sorpresa en diferentes partes del mundo para, al menos por unas horas, cambiar el paisaje de algunas ciudades. Fue entonces cuando idearon una serie de esculturas y trucos específicos para la guerrilla artística urbana. Y el éxito fue casi inmediato. Tanto que sus intervenciones se ven de una forma mucho más positiva que la de otros artistas, tal vez porque dieron con la fórmula menos invasiva y más cercana al público dentro del universo del arte callejero. “¿Pedir permiso?, sólo a mi madre”, bromea Egan, “en estos momentos la gente nos pide que intervengamos en sus ciudades o se alegran mucho si se lo pedimos. No creo que ser ilegal haya de ser una característica necesaria para considerar una obra como arte callejero. Lo importante es que la gente pueda verla y acceder a ella”. Una de las obras más características de Filthy Luker es genial de puro simple: son dos enormes balones hinchables en forma de ojos que sitúan en los lugares más variopintos como la copa de los árboles, estanques, lagos, cornisas de edificios… en una suerte de Gran Hermano lleno de humor. “Uno de los mejores momentos de nuestras intervenciones consiste en ver a los policías reír a carcajadas en lugar de correr a detenernos”, asegura Luke Egan.

Aunque no todo es tan amable. Otra cara de la moneda artística de Filthy Luker consiste en proyectos más combativos en los que sí están presentes los sprays así como el látex e incluso animales disecados. “Uno de nuestros últimos proyectos lo llevamos a cabo en abril de 2012 cuando creamos un enorme juego interactivo de Space invaders utilizando elementos de obras como conos, vallas y cables. Por la noche, la instalación se iluminaba y el público podía jugar apretando un botón situado en un bolardo”, explica Egan.

“Mucha gente podría pensar que nuestros hinchables son muy caros de ejecutar, pero no cuestan mucho más que una buena mochila llena de botes de pintura en spray”, explica Egan que asegura que desde que estaba en la escuela quería ser artista: “En el colegio la única asignatura en la que más o menos podías hacer lo que te daba la gana, era la clase de arte y, además, era complicado hacerlo realmente mal”. Así empezó todo."


Fuente: El Pais · Cultura

lunes, 21 de mayo de 2012

Helvetica, la película

Tiene bastante tiempo, y aunque lo había empezado a ver varias veces nunca lo terminaba por completo.