viernes, 21 de septiembre de 2007

Londres. Diario de viaje.


Lunes 10 de septiembre de 2007

Llegamos al aeropuerto de Stansted a las 14:00 h, el silencio en el aeropuerto es sepulcral, sólo se escuchan las risas de un grupo de españoles en la cola de al lado.

Cogemos el tren camino de Londres, 50 libras (72€) ida y vuelta. Una hora de viaje: prados muy verdes, ovejas, vacas, caballos, suburbios con encanto.

Llegamos a la Estación de Liverpool Street. En Londres es una hora menos. Comemos en la estación… fast food. ¬¬

En el metro, un lío para sacar el bono de 6 días, está muy mal explicado, suerte que el vendedor era latino, al final 23,50 libras cada uno. Vamos a Lancaster Gate, muy cerca al hotel. Barrio de Notting Hill. La calle es Leinster Gardens, perpendicular al Hyde Park. ¡Genial!

Las calles huelen fuerte como a plástico quemado, asqueroso. Pensamos que vienen de los taxis que son los típicos londinenses y hay miles.
Es importante recordar que conducen al revés y cuesta adaptarse. Los semáforos para peatones son un caos, duran 10 segundos. Y en vez de parpadear el verde, se apagan las dos luces, con lo que parece estropeado y te cagas, corres, mientras ves como un Ferrari, un Maserati, un Aston Martin, tres taxis y un autobús de dos pisos se dirigen hacia ti… Impresionante. Apuesto a que Londres es la ciudad con más coches de lujo del mundo. Vimos un señor conduciendo un coche como el de James Bond, un supercoche con una matrícula en la que sólo ponía IRAQ, un Mercedes que flipas en la puerta del Hard Rock Café y cientos más. Ostentación pura.
El carril bici es practicamente inexistente y en Hyde Park ni si quiera pueden entrar.


Llegamos al hotel, la habitación es enana, unos 4 m2, casi no sé donde poner la maleta, el WC está fuera, descansamos un poco. Cuando salimos de nuevo, son casi las 6, vamos a la zona de South Kensington, al sur de Hyde Park. Los museos cierran a las 17:30 aprox. Plof!

Volvemos a nuestro barrio, en la zona de Paddington hay bastante ambiente. Es una zona de hoteles y turismo. Buscamos algún supermercado para comprar cena, pero lo único que hay son “badulaques” de pakistaníes, carísimos y con poco cosa. Ya lo decía mi madre Luis... ¡Teníamos que habernos llevado jamón serrano envasado al vacío!


Sin saber cómo, Londres te atrapa en su horario y te entra el sueño a las 22:00h. Nos acostamos pronto.
Zzz... Zzz... Zzz...

___________________________________________________

Martes 11 de septiembre de 2007

Madrugamos, por suerte el hotel ofrece desayuno aunque no lo sabíamos, ¡que alegría! Té, huevos, tostadas con mermelada, queso, zumo… Nos ponemos las botas. :)

El Museo de Ciencias es gratuito, así que vamos a primera hora. Abren a las 10. Guau!! Un museo excelente.

Alberga las colecciones de ciencia, tecnología, industria y medicina más completas del mundo. Se lo recomiendo a toda la gente. Se me acaban las pilas de la cámara de fotos (se pueden hacer sin flash). Después de ver todo lo que hay allí, las piezas, cómo está ordenado, el buen gusto que tienen, la señalética, me avergüenzo del museillo que tenemos en Valencia: mucho edificio y poco contenido.


Si de pequeño querías ser astronauta seguro que te encanta. Muchas cosas de muchos temas. Imposible resumir.


Había poca gente y podías ir a tu rollo, nos pasamos toda la mañana, hasta las 3 y pico, pero se fue volando el tiempo, aprendimos muchísimo, hasta pudimos experimentar como niños y asistir a un espectáculo con pompas de jabón entre miles de risas de niños/as. Salimos de allí encantados.

Más hambrientos que el perro del ciego, nos fuimos a comer a Hyde Park, sobre el césped tupido y verde. El día excelente: cielo azul, sol, calor…

Después fuimos a ver el London Eye, una de las norias-mirador más grandes del mundo.
Había cola, valía 15 libras (22€) y dura unos 40 minutos ya que gira muy lento, porque no para. Estuvimos un rato en el césped bajo la noria. Para aprovechar más el tiempo decidimos ir a descubrir más de la ciudad. Paseo por las orillas del Támesis, Big Ben, Westminster Abbey.... Todo cerrado para visitar. Mejor por las mañanas y prepara money.



Atravesamos todo el St James Park. Precioso. Árboles maravillosos. Todo limpio y bien cuidado. Tumbonas para echarse un rato a disfrutar del paisaje mientras las ardillas y los patos te provocaban para conseguir algo de comer.
Llegamos hasta el Buckingham Palace, dónde vive la Reina y demás family. De casualidad vimos el cambio de la guardia. :S Bastante ridículo lo que les hacen hacer a esos hombres. Jeje. ¡Qué protocolarios son!

Muy cansados vamos al metro, bajamos en Marble Arch y descubrimos Oxford Street, calle muy comercial, muchas tiendas y ambiente.
Seguimos caminando casi por inercia, buscando algún sitio para cenar. Finalmente encontramos un sitio de pizzas a porciones, hamburguesas y fish 'n' chips. La comida en Londres: horrible. Sandwiches = “plato” estrella.

Volvemos al hotel, el día ha sido largo y provechoso. Londres nos ha enamorado.
Al día siguiente queda mucho por ver…
Zzz... Zzz... Zzz...

___________________________________________________

Miércoles 12 de septiembre de 2007

Desayunamos a las 9:15 (a las 9:30 cierran el comedor), super justos de tiempo. Necesitabamos descansar.

Nos dirigimos hacia la zona de Tower Hill, dónde se encuentra el Design Museum (Museo de Diseño). Yo no podía faltar. Zona muy chula, antiguas fabricas y edificaciones se contraponen al nuevo estilo arquitectónico vanguardista.



Había una exposición de Zaha Hadid, gran arquitecta que me apasiona y de la que pensaba hablar un día de estos. A Luis también le encanta así que nos pusimos super contentos. Una exposición excelente, con todas sus maquetas, a cuál más original, sus planos realizados a mano, sus cuadernos de bocetos, sus pinturas que rozan la abstracción. Más… Diseño de producto, mobiliario, más maquetas perfectamente realizadas de los muchos proyectos que ha realizado ya y de los que se están realizando. ¿De dónde saca el tiempo?
En el Design Museum también había una exposición de jóvenes diseñadores y proyectos críticos con la globalización. Buenísimo. Pero me volví a quedar sin pilas en la cámara… Y eso que en teoría eran de las que “duran, y duran, y duran…” ¬¬


Un poco de paseo por la zona del Tower Bridge.
Aunque suene muy guiri, nos dirigimos a coger el bus turístico, que les vino genial a nuestras piernas y pies cansados. El bus turístico vale unas 24 libras, pero dura 24 h. (bueno, por la noche no funciona) pero al sacarlo a media tarde; al día siguiente todavía nos quedaban unas horas. Puedes subirte y bajar tantas veces como quieras. Además ofrece un paseo por el río Támesis de más de media hora, que nos gustó mucho. Explicado en castellano, así que a parte de verlo todo tranquilamente, te enteras de qué es cada cosa que ves.



Después hasta el St James Park y el Green Park, que el día anterior nos había gustado porque nos podíamos sentar a comer tranquilamente en las tumbonas del parque. Tranquilamente hasta que vino el chico que te cobraba... ¬¬ Salimos pitando. Después de comer por ahí casi corriendo ¬¬ (gracias a las super prisas de Luis) y de haber sido una Flautista de Hamelin de palomas y patos, volvemos a coger el bus turístico desde el que vemos todo Londres y nos deja finalmente muy cerca del hotel.


Descansamos un poco, una ducha y de vuelta al metro, dirección Oxford Street, la calle comercial más grande del mundo. Tiendas, luces, gente, sirenas de policías, bomberos… Cenamos en el mismo sitio del día anterior. Entramos a Apple Store, en Regent Street, que más que una tienda parece un museo, con acceso a Internet y todo. El Ipod que en España vale 149€, en Londres 149£ (213€). Aunque a penas tocamos nada, los de seguridad no paran de mirarnos “sospechosamente”, me incomodan. ¡Nos vamos! En Londres, ¿para qué engañarse?; los españoles no deben de tener demasiado prestigio…

Con los pies y las piernas deseando un poco de horizontalidad… volvemos hacia el hotel. Mañana será otro día…

Zzz... Zzz... Zzz...

___________________________________________________

Jueves 13 de septiembre de 2007

¿Cómo no? 9:15 h. ¡Justísimos de tiempo para desayunar! ¡Engulle todo lo que puedas que luego, fuera, es todo muy caro!
Volvemos a la zona de Oxford Street. Entramos a la tienda de juguetes más grande de Londres, Hamleys, que viene recomendada en todas las guías, pero que realmente no es nada del otro mundo (aunque sea más pequeño prefiero antes cualquier Imaginarium de aquí). Shhh… (susurro: seguro que pagan por aparecer).


Después vamos a Picadilli Circus. Y… ¡chan chan! ¡Atención! ¡Encontramos el primer supermercado! Hasta el momento no habíamos visto ninguno en Londres. Increíble pero cierto. ¿Dónde compran la comida los londinenses? XD
Al seguridad casi le sale humo de las orejas cuando le preguntamos si podemos entrar con las mochilas (ya que no hay taquillas ni nada). “¿Ein?” No lo entiende. ¡Por supuesto! ¡Eso ni se pregunta! Dentro hay tantas cámaras..., como si quieres entrar con el carrito de la abuela. Una estantería llena de repostería y muffins, incluso hay muñequitos de galleta como la de Shrek. Se me hace la boca agua y no puedo resistirme a comprar algunas. Los precocinados ocupan varios pasillos. Uno sólo para sandwiches envasados. Horrible tener que comer eso 365 días/año.

Es el cuarto día y todavía no hemos subido en un bus londinense de dos pisos. Es el momento. ¡Vamos al Hyde Park a comer! ¡Sí!
Encantados por las vistas nos pasamos mil y una paradas y vamos a parar al distrito de Chelsea. A nuestra izquierda un cementerio muy pintoresco, mucho más bonito que nuestros nichos de cemento. Hierba verde, árboles, ardillas, cuervos…


Cogemos el metro y en tres paradas y 10 minutos recorremos lo que en bus había costado 1:30 h. ¡Hyde Park! Comemos super a gusto. Sale un sol alucinante. Luis duerme una siesta profunda. Mientras yo sobre la hierba fresca pienso lo mucho que me gusta Londres. Observo a algunas personas que juegan con sus perros a lo lejos. Parejas que se comen a besos. El sonido de naturaleza del parque es muy agradable. Leo la guía de Londres… muchas cosas no podremos verlas en este viaje. Sólo nos queda esta tarde.


Luis despierta… Son casi las 6. ¿Qué hacemos a estas horas? Vamos a Chinatown. Bajamos en la parada de metro Covent Garden, cerca del barrio del Soho. Una zona muy animada y con buen ambiente. Chinatown es más pequeño de lo que imaginábamos, pero no deja de ser curioso. Está repleto de restaurantes con patos enteros asados colgando de los escaparates y un olor muy especial. Se nos ocurrió la macabra idea de que podrían proceder de los muchos parques que abundan en Londres… :S Por si acaso, personalmente preferimos no probarlo.


Para acabar decidimos volver al único supermercado que conocíamos en una calle cercana a Picadilli Circus. De paso, vimos la plaza iluminada, que es cuando más luce, literalmente.
Volvemos al hotel, en el metro de Londres hace mucho calor. Conviene llevar un abanico. El mío era rojo, jaja. Recibió unas cuantas miradas envidiosas…

Zzz... Zzz... Zzz...

___________________________________________________

Viernes 14 de septiembre de 2007

Desayunamos en el hotel y salimos rapidísimo hacia el aeropuerto. Prisas y carreras, maletas, discusiones...
Estoy hecha polvo, un poco sí me apetece volver a casa... Pero, nuestro próximo destino: Roma. :)

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Wauuuuuuuuuu!!!! me han entrado ganas de ir y todo, asi que sigue escribiendo y poniendo fotos porque tengo ganas de saber com termina este fantastico viaje...

HAS HECHO UN GRAN TRABAJO CON EL BLOG ¡¡¡ME ENCANTA!!!

:-)Itziar

Loco dijo...

Vaya viajecito!!

Si señorita esto es una buena bitácora de abordo y nunca mejor dicho, habéis aprovechado muy bien el viaje por lo que he leído y visto. Las fotos muy buenas, los collage muy armónicos.

Un beso ;)

Marian dijo...

Itziar... Nuevo blog!
http://itubber.blogspot.com/
Bieeeen!! :)
Pues claro que tienes que ir a Londres.
Ahora me falta poner Roma, que también me ha gustado mucho pero no tanto como Londres, jeje.

--------------
¿Has visto?
Si hemos aprovechado, si... Díselo a mis pobres piececillos explotados.
Gracias! Me ha costado un buen rato seleccionar fotos y ponerlas así... jeje.

Besos

Willy.Devil dijo...

Buenas! Buen viaje, yo también anduve por London City hace mes y pico y la verdad que me he enamorado de la ciudad, me encanta. Muy buen análisis, espero ansioso el de Roma, que por cierto, pisare en Diciembre, así que espero que me pongas algún consejillo :)

Un saludo

Anónimo dijo...

Muy buenas las fotos (y muy guapa la bloggera) y muy buena la idea de reunirlas en un marco. La copio para mi blog. Saludos (PD: Berlin, como para irse a vivir ahora mismito).(www.seren-dipitismo.blogspot.com)

xavier dijo...

ME SORPRENDEN DOS COSAS : TU CAPACIDAD POR EL ENTUSIASMO POR LA VIDA EN GENERAL Y TU FACILIDAD DE EXPRESAR CON CIERTA INTENSIDAD AQUELLO QUE QUIERES. ES IMPORTANTE ESA CONVIVENCIA ENTRE GENTE JOVEN COMO TU Y OTROS QUE NOS SENTIMOS CUANDO OS LEEMOS CERCANOS AL MUNDO. OK

Indio_Yaqui dijo...

Muy interesante la reseña, hasta dan ganas de ir, pero llevando comida por si acaso.
Esperemos la siguiente parte