miércoles, 4 de julio de 2007

Ora-ïto


Ito Morabito, nación en Marsella (Francia) en 1977. El joven diseñador, de 30 años, es hijo del diseñador Pascal Morabito y nieto del arquitecto Yves Bayard. En muy poco tiempo se ha convertido de uno de los diseñadores europeos de mayor reconocimiento.

He conocido su trabajo esta noche mientras veía mi programa de televisión favorito, Silenci? en el Canal 33, en su tercera temporada, Silenci? es un aparador semanal de las diferentes tendencias artísticas del momento: música, cine, literatura, publicidad viajes, moda, diseño y arte en general.

Ora-ïto que así es como se conoce, empezó su carrera a finales de los noventa. Tras estudiar un año diseño gráfico decidió dejar a un lado los estudios universitarios y comenzó a crear proyectos ficticios para grandes marcas como por ejemplo Apple y los publicó en Internet. La gente no sabía que esos productos no existían y progresivamente, se iban acercando personas a las tiendas de las grandes marcas, que preguntaban por esos productos inexistentes, por ejemplo por un bolso Louis Vuitton.

Las marcas en lugar de emprender largos y costosos procesos judiciales para penalizar al joven que se apoderaba de sus marcas comenzaron por interesarse por sus trabajos viendo en él una mente creativa, fresca e innovadora de la que podían sacar partido, así que acabaron por contratar su capacidad creativa.

Incluso Ora-ïto, reconocía en la entrevista que en un principio, siendo muy joven, cedió a autocorromperse, haciéndolo por dinero, falseando su propia trayectoria, de forma que fingió hacer uno de sus falsos diseños, en este caso era Levi’s, que en realidad lo había llamado para contratarlo, como si se tratase de todos los anteriores diseñados por él sin encargo de la verdadera empresa, aunque en verdad el proyecto estaba contratado por la marca y era sólo una estrategia de marketing. El diseñador afirma que para él no fue una buena experiencia y que no volvería a hacer más.

Mas tarde los japoneses lo eligieron el mejor diseñador japonés, porque pensaban que era japonés, supongo que esto será porque sus productos son muy tecnológicos y aerodinámicos.

Entre sus sorprendentes diseños encontramos un ordenador Apple de camuflaje, un futbolín de Louis Vuitton y una mochila ergonómica de la misma casa, la villa Gucci, adaptada después a un videoclip del dúo francés Air, la redondeada botella de agua de OGO, la botella metálica de Heineken galardonada con el International Design Award al mejor packaging, el perfume Smiley, con su espectacular envase (el de la imagen) o un gadget que dispone de USB y FireWire que dispone además de un ventilador y de una luz que se alimenta a través del USB.

1 comentario:

Phill dijo...

Muy interesante el trabajo de ora-ïto, no sabia que la botella metálica de heineken era invento suyo, aquí la suelen poner en un par de garitos y es resultona por que si se te cae no rompe y así no hay peligro de cristales, ademas al ser de aluminio conserva muy bien la temperatura de la cerveza.

Me gusta mucho que te hagas creado el blog, por que con lo inquieta que eres... tendré mucho que ver y leer.

bezoo!